viernes, 27 de junio de 2014

Capítulo 6: El Almacén Norte

Los atracos siguieron durante semanas. La cara de Fred empezó a ser conocida por todos los camellos de la zona norte y, poco a poco, temida.

Cada noche 7 u 8 camellos perdían su mercancía y las ganancias, Demian comenzó a desaparecer por las mañanas y a usar a macarras de poca monta para vender la droga por los bajos barrios usando el nombre de The Whip, haciendo que se fuera extendiendo el rumor de que rivalizaban con el (ya menos poderoso) Doctor.
Tras 6 semanas de atracos, se reunieron en el piso de Demian para preparar el golpe que acabaría con la reputación del Doctor.

─ La gente ya empieza a rumorear que está acabado─ Dijo Evelyn─ Pero después de esta noche, la ciudad entera sabrá que el reinado del Doctor ha terminado.

─ Fred, tendrás que presentarte en el almacén norte del Doctor armado y crear una distracción, Evelyn y yo nos encargaremos del resto.

Fred miró a ambos y asintió. Tras esas semanas había perdido gran parte de su miedo y lo había sustituido por una confianza inquebrantable hacia el equipo del que formaba parte. Aún recordaba la tercera semana, cuando uno de los camellos le había puesto en apuros, durante el atraco un segundo hombre le sorprendió por la espalda y le agarró mientras el camello sacaba una navaja. Demian, que le había seguido sin que Fred lo supiera, corrió desde el callejón y noqueó a su agresor de un puñetazo, demostrando que de verdad le cubría las espaldas al joven ladrón.

* * *

La noche cayó sobre la ciudad, los camellos ya habían aumentado su seguridad y habían salido acompañados todos por uno o dos hombres. Sin embargo ese despliegue de medios había dejado el almacén con apenas cuatro hombres vigilando.

Empuñando dos pistolas, Fred tocó la puerta y corrió a esconderse detrás de un pequeño muro, cuando el primer hombre apareció en el umbral comenzó a disparar, alertando a los hombres restantes que no tardaron en salir con sus armas a unirse a la fiesta de disparar a la oscuridad desde la puerta. Mientras Fred mantenía la acción en la puerta principal, Demian y Evelyn avanzaron hacia la parte trasera del almacén, cargando con ellos una enorme bolsa llena de molotovs.  

A la señal de Demian, la primera de muchas botellas voló hacia la fachada, estallando en llamas. Minutos después el enorme almacén ardía iluminando los alrededores, los desconcertados hombres de la puerta corrían de un lado a otro y pronto olvidaron a su misterioso agresor y huyeron del fuego.

Se reunieron con Fred en la puerta principal y, sin mediar palabra, se giraron a observar el espectáculo que creaban las danzantes llamas, a observar su obra y el cambio que representaba para la ciudad. Finalmente Evelyn rompió el silencio.

─Deberíamos irnos ya, no tardarán en llegar los bomberos y la policía.


* * *

En el piso crecía un ambiente de celebración, sentados en el viejo sofá y con la ropa aún oliendo a humo los chicos comentaban entusiasmados lo que significaba este golpe y hasta que Demian no consiguió que sus invitados tuvieran su segundo botellín de cerveza en la mano no dijo ni una palabra sobre los futuros planes, pero llegado el momento se puso en pie y se dirigió a sus compañeros.
─ Chicos voy a explicar mis ausencias de todas las mañanas esta última semana.

─ ¡Ya era hora!─Saltó Evelyn, a la que se le notaba que no solía beber y esa segunda cerveza ya se le estaba subiendo a la cabeza, se inclinó hacia Fred y le comentó en voz alta ─No me ha querido decir donde iba en 4 semanas, ¡empezaba a preocuparme!...  
 
─ He estado trabajando en el almacén sur del Doctor este último mes.

Un largo silencio se mantuvo en el salón, al final fué Fred el primero en romperlo.

─ ¿En el almacén sur? ¿Para que?

─ Porque si queremos destruirles, el golpe final será desde dentro y creerme, cuando caiga el Doctor, cuando caiga la primera pata. Todo comenzará a venirse abajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario