viernes, 28 de marzo de 2014

Capítulo 2: Ideales y Principios


Demian seguía clavado en su sitio, sin poder moverse, mientras Evelyn esperaba a su lado con una mirada fría como el hielo. El tiempo corría, si no actuaba rápido todo lo que había conseguido durante esos años se vendría abajo y no tenía muchas esperanzas de salvar la vida una segunda vez.
           
            – ¿Y bien?‒ Preguntó Evelyn con impaciencia‒ ¿Que decide?.
               
            –Supongo que el “no sé de qué me hablas” no servirá de nada ahora…

–No habría venido hasta aquí si no estuviera segura de quien es realmente usted, he de reconocer que me costó bastante encontrar toda la documentación, pero al fin dí con unos viejos papeles, que indicaban que no se habían encontrado restos del cuerpo en la escena, y revisando con un contacto del ayuntamiento vi unos pocos censados unas semanas después del accidente. El resto fue más sencillo…

–No me interesa saber los detalles de cómo, solo quiero saber como nadie de mis perseguidores ha averiguado que siga vivo y una cría de 15 años lo ha descubierto.

–Tengo 17, y no ha sido tan difícil, no para mí.

–Una chica lista eh, pues sabrás que no hubo ningún accidente Sherlock, fue un intento de asesinato, pero supieron maquillarlo bien, algo fácil para nuestro querido alcalde Frank Frontery…

–Señor Hovack, quiero una respuesta, ¿va a ayudarme?–Evelyn se cruzó de brazos esperando una respuesta.

–Mira Evelyn, está claro que no tienes idea de a que te enfrentas, ni a quién. No conseguirás nada con tus preciosos ideales y tu eterna lucha individual jugando limpio.

Los siguientes segundos fueron eternos y el ceño fruncido de Evelyn no cambió ni un ápice, cuando volvió a abrir la boca solo unas pocas palabras consiguieron salir sin que le temblara la voz:

–Como usted quiera, compre el periódico mañana, creo que su cara saldrá en la portada.‒Dijo mientras se daba la vuelta

‒No me he negado a ayudarte Evelyn‒Sentenció Demian haciendo que la joven se detuviera.

‒Pero si acabas de decir…

‒Que no conseguirás nada jugando limpio, pero respóndeme a una cosa ¿Llegarías a olvidarte de tus principios por defender tus ideales?

Fue entonces Evelyn la que se quedo de piedra en el sitio sin saber que decir, ¿Y si ese camarero desaliñado tuviera razón y tuviera que jugar en el terreno de su enemigo? ¿Abrazaría todo lo que odia en este mundo para convertir su ciudad en un lugar mejor? Muchas eran las dudas que rondaban la cabeza de la joven sin embargo, puede que fuera la presencia de Demian o las palabras que este había elegido, pero sentía que podría funcionar siempre que ignorara todo el mal que podía llegar a hacer cambiando de bando.
              
            ‒ ¿Que decide, Señorita Golteard?‒ Dijo Demian imitándola.
                
            ‒ Decido que me proponga un plan, lo haremos a su manera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario